¿Has perdido la motivación y no sabes por qué ni qué hacer?

has-perdido-la-motivacion-y-no-sabes-por-que-ni-que-hacer

¿Qué?

¿Que has perdido la motivación?

¿Has mirado debajo del asiento del coche?

¿Y en agujero del forro del bolsillo? A lo mejor con las prisas te la has dejado olvidada en casa…

A ver, recuerda, ¿dónde la viste por última vez? 😉

Empiezo este post con humor porque no me negarás que eso de perder la motivación es una frase que decimos mucho. Seguro que en más de una ocasión te has sentido así, con la motivación por los suelos, sin ganas de nada, y sobre todo, sin saber muy bien por qué o por dónde empezar.

Así que he decidido escribir este súper articulo con el que quiero ayudarte a despejar tus dudas, a entender qué es lo que pasa en tu cabeza y sobre todo a que empieces a obtener respuestas.

Quiero que aprendas a mejorar y aumentar tu motivación (en plan DIY o ‘hazlo tú mismo), especialmente cuando las circunstancias son un poquillo chungas y toca remar a contra corriente.

Porque claro, lo fácil es motivarte cuando te van bien las cosas. Ya sabes, esos días en los que te sale todo rodado y parece que el universo está a tu favor. Esos días en los que hasta te dan ganas de echar la lotería y aprovechar la buena racha.

Ahora bien lo difícil es mantener ese nivel de motivación cuando no consigues los resultados que quieres y las cosas se empiezan a torcer.

De hecho, ahí es donde está la gracia del asunto. Porque ahí es donde se produce el verdadero aprendizaje y donde se encuentra la llave del crecimiento personal.

Por qué se pierde la motivación

Hay muchas razones por las que puedes sentir que has perdido la motivación. Me atrevería a decir que tantas como personas. Pero déjame listarte algunas de las más comunes:

1# Se te ha presentado un obstáculo con el que no contabas

Puede ser que mientras te diriges a tu objetivo se te haya presentado un obstáculo o dificultad con la que no contabas. Al no haberlo previsto, no tienes un plan b, y al no tener un plan, b te vas a la opción que mejor sabes hacer: tirar la toalla, abandonar o perder la ilusión.

2# Porque en el fondo no crees que puedas conseguir esa meta

A lo mejor quieres conseguir algo con todas tus ganas y le pones todo tu empeño, pero hay algo dentro de ti que cree que no lo vas a conseguir. Esa falta de confianza muy a menudo es inconsciente, es decir, no te das cuenta de que ocurre.

Crees que estás convencido sobre tu capacidad para lograr algo pero en el fondo tienes dudas, y por eso muchas veces surgen los autosabotajes.

3# Porque el objetivo es demasiado pequeño

Si el objetivo es muy pequeño corres el riesgo de que no te estimule ni te genere ninguna sensación positiva. Vamos, que te aburra por ser demasiado fácil.

Si el pensar en conseguirlo no te genera ninguna sensación positiva ni agradable, te será más fácil desmotivarte.

4# Porque el objetivo es demasiado grande

Cuando el objetivo es demasiado grande lo que suele ocurrir es que no sabes ni cómo ni por dónde empezar. No sabes «cómo meterle mano» y al no tener diseñados los pasos a seguir o una estrategia clara para ir trabajando en él, pierdes la motivación.

5# Porque quieres algo pero no sabes cómo conseguirlo

Sabes qué quieres pero no sabes los pasos que tienes que dar para dirigirte hacia ello. No tienes claro cuál es el proceso.

6# Porque tienes demasiada incertidumbre sobre el objetivo

Puede pasar que el objetivo no dependa de ti, o que dependa demasiado de las circunstancias externas o de otros. Tienes demasiadas dudas con respecto al objetivo y al proceso para conseguirlo, y esa incertidumbre hace que te desmotives.

Ten en cuenta que cuanta más incertidumbre tengas, más te costará tomar decisiones sobre qué hacer o no hacer.

7# Porque esa meta no coincide con tus valores

Muchas veces pasa que te gusta la idea de conseguir un objetivo, pero hay algo en él que no coincide con tus valores.

También puede ocurrir esto mismo durante el proceso, es decir, que te guste y motive la meta final pero no algo que tienes que hacer durante el proceso de conseguirlo (querer ascender al puesto de tus sueños pero que eso signifique que tienes que despedir a alguien).

8# Porque en el fondo ese objetivo no es tan importante para ti

A lo mejor llevas años trabajando por cumplir un objetivo porque crees que tú lo quieres y que es muy importante para ti, pero en el fondo no es algo crucial para tu vida ni mejoraría ningún aspecto de la misma.

9# Porque decides desmotivarte

Motivarse implica una decisión. Por tanto desmotivarse, también. Eliges desmotivarte cuando por ejemplo tú estás muy ilusionado con algo pero sientes que tu familia o las circunstancias «te quitan la ilusión y te desmotivan».

Déjame aclararte algo: no es que los otros te desmotiven, sino que eres tú el que elige dar más valor a eso que a lo que tú crees o sientes. Ante esas dos opciones tú eliges lo que ya sabes hacer: desmotivarte.

10# Porque lo que te representas en tu cabeza y lo que te dices a ti mismo, te desmotiva

Si en la película que te montas en tu cabeza te ves a ti mismo fracasando en tu objetivo, pasándolo mal o haciendo un esfuerzo sobrehumano por ejemplo, que no te extrañe si sientes que pierdes la motivación. ¡Nos ha jorobado! ¡lo difícil sería que te motivaras ante semejante drama! Y de la misma manera, si lo que te dices a ti mismo son cosas tipo: «yo no valgo», «no voy a ser capaz», «no, si ya me lo decía mi madre que esto no era lo mío», etc, el resultado será el mismo: desmotivación al canto.

 

El mix que sucede dentro de ti

Como te decía, hay mucha más razones. Pero a lo mejor en alguna de ellas has podido sentir reflejado lo que sientes o has sentido alguna vez.

En todo caso, es importante que entiendas que no son cosas inconexas unas de otras, y que casi siempre se relacionan entre sí.

Déjame que te lo explique con un ejemplo: imagínate que tu objetivo es perder peso y para ello te apuntas al gimnasio. No te gusta mucho ir al gimnasio porque bueno, te comparas con los tíos cachas y las tías buenas que hay y te ves a ti (película mental) haciendo el ridículo (sensación negativa).

Una tarde, te estás preparando para ir y un amigo al que hace mucho que no ves te dice que si tomáis una cerveza y así os ponéis al día.

Tú sopesas si ir al gimnasio o irte con tu amigo y claro, comparas hacer algo que no te gusta con algo que te encanta. Ante esa comparación, ¿qué opción crees que va a ganar?

Efectivamente, te vas con tu amigo. A la que vuelves a casa después de las cervezas, ves la bolsa del gimnasio tirada en la cama y te empiezas a decir que no vales para ir al gimnasio, que no tienes fuerza de voluntad, y que en el fondo ya te lo decía tu pareja, que ibas a aguantar dos días.

Resultado: «he perdido la motivación».

Como ves, hay toda una cadena de causas y efectos que va mucho más allá del modelo simplista del que hablan muchas personas cuando se refieren a la motivación y del: «vamos, tú puedes». 

La mente humana es mucho más compleja que el «querer es poder». Por eso la PNL es tan efectiva trabajando los pensamientos, las emociones y las acciones de las personas, porque desgrana lo que sucede en la cabeza de cada uno para así entender qué provoca qué, y cómo se pueden generar mejores pensamientos y emociones que vayan en la misma dirección que el objetivo.

 

ponte-metas-y-empieza-a-cumplirlas

 

Cómo afecta el no sentirse motivado

Me gusta mucho poner la oreja y saber qué significa la motivación para otras personas. Me llama la atención que para muchos está más relacionada con el entorno profesional y con objetivos laborales que con metas personales.

Pareciera como si cuando uno se siente perdidillo a la hora de acercarse a una meta personal, la motivación no tuviera nada que ver con eso.

La falta de motivación es algo que afecta al día a día, como una especie de goteo constante que a lo mejor no notas, pero que va calando y haciendo mella.

Puede afectar a tu autoestima, a tu confianza personal, a tu humor, o mejor dicho, a la falta del mismo. Afecta a tu autoimagen (cómo te ves) y a tu autoconcepto (el concepto que tienes de ti).

Siguiendo el ejemplo que te contaba antes con lo del gimnasio, ¿qué efecto crees que tendrá esa cadena de pensamientos, emociones y acciones en tu autoestima? ¿Y en tu confianza personal? Te tomarías tan en serio la próxima vez que quieras plantearte una nueva meta? Seguramente no.

Por eso es tan importante pasar a la acción y tomar cartas en el asunto.

Puedes pensar que son rachas que van y vienen, y esperar a que todo vuelva a ir mejor. O mejor aún, puedes esperar al año que viene para ya sí o sí ponerte con ello en serio («no, venga… esta vez es la definitiva…»).

Puedes pensar eso si quieres. No está ni bien ni mal.

Ahora bien, déjame hacerte una pregunta (ya me conoces, yo y mis preguntas, hehe). ¿Qué te hace pensar que el año que viene o la próxima vez que te plantees un objetivo conseguirás unos resultados distintos haciendo lo mismo que llevas haciendo toda la vida?

Si quieres empezar a cambiar los resultados que obtienes y empezar a ver la vida y las cosas con otro color, déjame ayudarte dándote una serie de claves prácticas.

 

¿Qué puedes empezar a hacer para aumentar tu motivación desde ya?

1# Deja la quejitis aguda a un lado

Vamos, que dejes de lamentarte y de quejarte por lo mal que está todo y lo difícil que es. Deja de centrarte en lo que no puedes hacer para centrarte en lo que sí puedes hacer para cambiar algo y sentirte mejor. Y con esto no te digo que lo veas todo de color de rosa ni a lo Mr Wonderful, sino de modo constructivo y útil para ti.

2# Empieza a preguntarte más y a afirmar menos

¿Qué no estás considerando ahora que, de tenerlo en cuenta, te permitiría contemplar los obstáculos como circunstancias de las que puedes aprender? ¿Qué podrías empezar a hacer ya que no estás haciendo, y que de hacerlo regularmente supondría una mejora en cómo te sientes?

3# Sal a caminar más o a hacer deporte

Date un paseo, toma distancia de aquello que te desmotiva. Distráete un poco. Deja que tu cuerpo genere un poco de adrenalina saliendo a caminar o haciendo deporte. Ya verás como esa nueva sensación hace que te sientas mejor después.

4# ¿Qué te diría tu mejor amigo o la persona que más te quiere si le contaras lo que te agobia?

Seguro que no te diría cosas como «eres un fracasado» o »no vas a salir de ésta nunca», ¿verdad? Pues eso, aplícate el cuento y empieza a mejorar la comunicación contigo mismo.

4# Ponte pequeñas metas y comprométete a cumplirlas

Empieza a tomarte más en serio. Ponte pequeñas metas que te ilusionen y que sean importantes para ti. Y comprométete a cumplirlas. Ya verás lo diferente que te sientes después.

5# Empieza a conocerte mejor

Si no sabes qué te funciona y que no, o qué te puede ayudar a conseguir mejores resultados y qué te aleja de ellos, ¿cómo pretendes empezar a sentirte más motivado? La mejor inversión que puedes hacer en tu vida es en ti mismo.

 

tienes-dos-opciones-para-sentirte-mejor

 

Resumen

Es muy fácil desmotivarse cuando las cosas no salen como tú quieres, o cuando te enfrentas a un cambio y no sabes qué va a pasar, o cuando intentas ser constante y ves que no lo consigues.

Pero déjame ser muy clara en lo que te voy a decir, porque bajo mi punto de vista, solo hay dos opciones:

a) O esperar a que las cosas sean como tú quieres y ya cuando eso pase, empezar a sentirte mejor.

b) O ponerte en marcha y empezar a hacer todo lo que esté en tu mano para poder ir sintiéndote cada vez mejor y más motivado (y que las circunstancias mejoren cuando mejoren).

Si eres de los que prefiere la primera opción, sólo me queda desearte toda la suerte del mundo y mucha paciencia hasta que las cosas mejores.

Ahora bien, si prefieres pasar a la acción y poner todo de tu parte para empezar a sentirte mejor, te digo que en ese caso me alegro de tu decisión. Quiero que te pongas en marcha y que cambies la película en tu cabeza y cómo te comunicas contigo mismo. Si no sabes muy bien cómo o por dónde empezar, no te preocupes, ¡para eso estoy aquí!

Te propongo unirte a la tribu de Aprendízate y sumarte a los que ha  dejado de decir «no puedo» para preguntarse «cómo podría».

Puedes empezar ya mismo si quieres, con el vídeo curso gratuito en el que te cuento 5 de las claves más importantes para aumentar en una semana tu motivación y mejorar la confianza en ti mismo. Pincha aquí para conseguir tu vídeo curso gratis.

Tú decides.

Y ahora te toca a ti:

¿Qué te ha parecido este post?

 

Te regalo mi vídeo

‘3 estrategias probadas para cambiar el chip y recuperar tu motivación HOY’

Consigue mi curso gratis - Aprendizate.com

Conviértete en tu propio motivador personal

Porque la vida es mejor cuando se está motivado.

Te ayudo a convertirte en tu propio motivador personal y a que logres tus metas con más constancia y seguridad en ti. Empieza por aquí

8 comentarios en “¿Has perdido la motivación y no sabes por qué ni qué hacer?

  • Hola Patricia,

    hace días empecé a desmotivarme ya que uno de mis proyectos no estaba saliendo como esperaba. Hoy, leyendo tu post, ya sé cómo poner remedio a esas situaciones. Felicidades por el artículo. Lo comparto!
    Un abrazo,
    Isra

  • Todo parece sencillo, pero cuando no tenes motivación, no la tenes….solo un milagro puede cambiarlo ….tal vez es mi zona de confort la que no permite moverme …pero no se como hacer

    • Hola Mariano, encantada de saludarte y gracias por tu comentario. Yo no creo que sea sencillo. De hecho, conocerse a uno mismo es una tarea que dura años, toda la vida. Si esperas que un milagro lo cambie, te deseo la mayor suerte del mundo. Si quieres tomar las riendas de ti vida y de tu motivación, te espero en el blog 🙂 sabías de pequeño cómo aprender a sumar, a leer, a manejar un ordenador? Pues esto es lo mismo: paciencia, perseverancia, pequeños pasos cada día para salir de tu zona de confort. Tú eliges si ser víctima o ser líder en tu propia vida. Un saludo grande y a descubrirte!

  • Realmente, creo que es lo mejor que he leído en mucho tiempo, estoy en ese momento donde tengo que entrar a la Universidad, no sé qué carrera agarrar, y he perdido la motivación en eso, y es estresante porque es una de las decisiones más importantes.

    • Hola Tati! muchas gracias por tu comentario y me alegro un montón de que te haya gustado el post. Que no te quepa duda que formarte y leer libros como los recomendados te servirán para aclarar las ideas y elegir mejor. Te animo a que te suscribas a Aprendízate si es que no lo has hecho ya, hehe. Precisamente en el vídeo que regalo hablo de cómo acabar con el dichoso “he perdido la motivación’ y estoy segura de que te ayudará a ver las cosas de otra manera 🙂 Un abrazo Tati!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*