La pregunta con la que ahorrarás tiempo y mejorarás tu motivación

como-ahorrar-tiempo-y-motivarte-mejor

El otro día en la comunidad de Aprendízate de Facebook una de las personas compartía cuál era su meta semanal. Su objetivo era imprimir al menos 3 fotos cada mes, de tal forma que tenga su propio álbum con los mejores momentos del año.

Una meta simple y llena de sentido que acaparó un montón de comentarios y que, bajo mi punto de vista, creó conciencia.

¿Conciencia por qué?

Pues porque vivimos a toda leche.

Vamos por la vida con tanta prisa que ni siquiera nos paramos a disfrutar de las fotos que hemos hecho.

Déjame ver si te identificas o no con la siguiente situación:

  • Resulta que te compras una cámara de fotos buenísima, la mejor del mercado (incluso aunque no sepas cómo utilizarla bien).
  • Te vas de vacaciones y te pasas todo el rato inmortalizando todos tus momentazos. Que si selfie aquí, selfie allá, Instagram, comentarios en Facebook tipo ‘qué bien lo pasamos’, ‘mirad todos qué feliz soy’, etc.
  • Después de liarte a hacer fotos y más fotos llegas a tu casa con 900 y pico imágenes para descargar en el ordenador. Las descargas y….
  • Ahí se quedan. Enterradas en el espacio de tu ordenador. Esperando a que llegue esa famosa tarde en la que has planeado verlas tranquilamente, recordando el viaje. Una tarde que por lo visto, nunca llega.
  • Y así pasa. Todas esas poses. Todos esos paisajes vistos, más que por los ojos, por el visor de la cámara… enterrados y olvidados en una carpeta abandonada de tu ordenador.

Qué triste, ¿verdad?

Tanta tecnología para no disfrutar las cosas que de verdad importan.

Tanta fotografía y pose de modelis, tanto irte de vacaciones a ver un sitio nuevo para luego contemplarlo a través de una pantalla.

 

La importancia de preguntarte ‘para qué’ en la motivación

Si te estoy contando todo esto es para hacerte recapacitar.

Creo que esa meta compartida el otro día en la comunidad originó tantos comentarios porque, de una manera u otra, todos nos vimos reconocidos en esa misma situación.

Y qué tiene que ver todo esto con la motivación, te estarás preguntado. Pues tiene que ver, y mucho.

Porque hacer cosas en la vida está muy bien.

Pero hacer cosas en sí mismo no sirve de nada si no sabes ni te planteas para qué las haces.

Porque… ¿de qué sirve pasarte tus vacaciones haciendo cientos de fotos si luego ni las vas a ver?

¿De qué sirve hacer mil cosas si luego te das cuenta de que no te llevaban a ningún lado?

¿De qué sirve ponerte a escalar una cima si luego te das cuenta de que estabas en la montaña equivocada?

Muchas veces pierdes la motivación no porque no te guste lo que haces o no creas en ello. Sino porque no te has parado a pensar en el para qué de esa meta.

¿Para qué quieres conseguir ese objetivo?

¿Por qué es tan importante para ti?

¿Para qué vas a  ponerte a hacer mil fotos si luego ni siquiera las vas a ver?

Te pasas la vida buscando respuestas y no te das cuenta que la calidad de la respuesta que obtengas va a depender de la calidad de la pregunta que te hagas.

Y para hacerte buenas preguntas, tienes que aprender a pensar mejor. Tienes que (bueno, no ‘tienes que’ nada, es una forma de hablar) desarrollar un pensamiento más crítico y aprender a ser coherente con lo que piensas, dices y haces.

Un para qué bien formulado antes de ponerte a diseñar los pasos para conseguir tu objetivo te permitirá ahorrar tiempo, ir directamente a lo importante.

Un para qué planteado a tiempo te permite separar el trigo de la paja, utilizar mejor tu foco y energía para una misma meta.

¿Te imaginas pasarte toda la tarde cocinando una gran comilona para luego tirarla por la basura? ¿De qué serviría haberte pasado todas esas horas cocinando, mezclando ingredientes, ensuciando la cocina, haber ido a la compra, etc, si el resultado de todo ese esfuerzo va a terminar en el cubo de basura? Sería absurdo, ¿no?

Y sin embargo eso lo hacemos constantemente a la hora de plantearnos metas, proponernos objetivos y propósitos de año nuevo. Nos liamos la manta a la cabeza y no nos paramos a pensar en el para qué de esos objetivos.

 

escalar-una-cima-y-darte-cuenta-que-estas-en-la-equivocada

Tres beneficios de hacerte la pregunta ‘para qué’

Quiero que, de verdad, aprendas a sacarte más partido. Estoy decidida a ayudarte a pensar mejor para vivir mejor. Porque en la medida en que aprendas a hacerte mejores preguntas, obtendrás más foco y claridad en tus objetivos, y en cada paso que des en tu vida.

Así que para que no te quede ninguna duda, voy a pasar a explicarte los beneficios que tiene el que empieces a plantearte más a partir de ahora para qué haces las cosas:

1# Te permite ganar foco en tus metas

Como te decía antes, de qué sirve gastar tus esfuerzos y energía en escalar una cima si luego te das cuenta de que estás en la montaña que no era.

Preguntarte más a menudo para qué haces las cosas te permitirá ganar foco y claridad sobre tus metas. Te permitirá también saber cómo priorizarlas mejor, y ésta, es una habilidad fundamental que te ahorrará tiempo y esfuerzos tirados a la basura.

2# Te permite motivarte mejor

A medida que cojas soltura en la habilidad de saber priorizar tus metas una vez hayan pasado el filtro del ‘¿para qué?’, conseguirás motivarte mejor.

Y es que no es lo mismo la motivación que te puede crear un objetivo por el que al fin y al cabo, ni fu ni fa, que uno que verdaderamente dé sentido a tu vida y te realice como persona tanto en lo personal como en lo profesional.

Muchas veces la falta de motivación se debe a que cuando piensas en tu objetivo o en el cómo sería conseguirlo, no te crea ninguna sensación positiva o mínimamente estimulante. Y claro, si no te dice nada o no te llama la atención, va a ser difícil que te pongas en marcha para conseguirlo. Tiene lógica, ¿verdad?

3# Te permite descubrir tu propósito de vida

Déjame que vaya al grano en este punto: ¿para qué estás aquí? ¿Para qué estás vivo?

Dar más sentido a tus acciones y objetivos es lo que te permite descubrir, de una forma consciente y comprometida, tu misión de vida (o propósito de vida, llámalo como prefieras).

Cuando daba charlas y conferencias en las bibliotecas públicas de Madrid para darme a conocer, una de las preguntas que más me hacían era precisamente esta: ‘Patri, ¿cómo puedo descubrir mi propósito de vida?‘ ‘¿Cómo puedo darle un sentido a todo lo que he conseguido?

Hazme caso: no intentes construir la casa por el tejado. Para descubrir tu propósito de vida, primero has de aprender a hacerte las preguntas correctas en las pequeñas acciones que realizas.

Puede parecer un asunto baladí. Pero pregúntate para qué quieres hacer tantas fotos en tus viajes si luego no las vas a ver. Pregúntate para qué quieres llenarte de metas y objetivos si luego no sabes ni por dónde meterles mano o te estresan, más que te aportan.

Pregúntate si, puestos a la falta de tiempo y a las mil cosas que te propones conseguir, no te merece más la pena guardar la cámara y disfrutar de la belleza del paisaje con tus propios ojos.

Conclusión

Plantearte para qué haces las cosas y para qué las haces como las haces es una gran pregunta que te permitirá ahorrar tiempo y focalizar tus esfuerzos.

No se trata de convertir tu vida en una carrera de objetivos (algo que hoy en día parece que fueran a dar algún premio), ni de ser el ‘hacedor’ number one del siglo.

Se trata de poner tu energía en todo lo que hagas y utilizarla con buen criterio. Por eso aprender a motivarse no tiene tanto que ver con tus circunstancias externas sino con el uso que hagas de tus recursos internos y con otras muchas habilidades.

Espero que a partir de ahora te preguntes más veces el ‘para qué’ de tus acciones. Y que si a ti también te ha gustado la meta que salió en el grupo, imprimas de vez en cuando alguna de tus fotografías 😉

 

Y ahora te toca a ti:

¿Qué te ha parecido el post?

 

Te regalo mi vídeo

‘3 estrategias probadas para cambiar el chip y recuperar tu motivación HOY’

Consigue mi curso gratis - Aprendizate.com

Conviértete en tu propio motivador personal



Porque la vida es mejor cuando se está motivado.

Mi misión es ayudar a las personas a aumentar su motivación y la confianza en sí mismas para que aprendan a mejorar sus vidas, y se dirijan con más seguridad a sus metas personales. Qué, ¿te unes al grupo de los que han dejado de decir ‘no puedo’ para preguntarse ‘cómo podrían’?
Empieza por aquí

4 comentarios en “La pregunta con la que ahorrarás tiempo y mejorarás tu motivación

  • Patricia, que tal?

    Coinsido plenamente con lo que has escrito en este post, sinceramente creo que preguntarse el para que de las cosas que hacemos es la pregunta más importante que podemos hacernos cada día. Esa simple pregunta nos dará la dosis de motivación incluso para levantarnos por las mañanas, cosa que muchas veces lo hacemos de forma automática.

    Saludos

  • Tu reflexión, Patricia, me hace pensar que tantas veces en la vida menos es más… Tantas veces es más la importancia que otorgamos a la cantidad que a la calidad… Tengo muchos amigos…,si; no obstante, prefiero “mi amigo me quiere muy bien”. Claro que apuesto por hacer menos fotos y vivir por delante del objetivo de la cámara, en lugar de escondido detrás de ella …

    • Hola Manuel! gracias por tu reflexión a ti también. ES verdad, con la cantidad de distracciones y cosas que tenemos siempre pendientes de hacer, prestamos más atención a la cantidad que a la calidad cuando debería ser al revés. Un gran principio sin duda eso de que menos es más. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*