¿Dónde y cómo nació la PNL?

La Programación Neuro-Lingüística es una herramienta que nació en la década de los 70 y que, dado sus buenos resultados, se difundió rápidamente por todo el mundo. Nos permite comprender la relación que existe entre el modo en que pensamos, lo que sentimos y lo que acabamos haciendo. De esta forma, lo que la PNL propone es que cambiando nuestro modo de pensar, podemos cambiar nuestro modo de sentir, y en consecuencia, nuestra manera de hacer las cosas y conseguir nuestros objetivos.

 

La PNL nació cuando sus dos padres, Richard Bandler y John Grinder se empezaron a plantear la pregunta de por qué unas personas con experiencias, formación y recursos similares conseguían los resultados que querían (es decir, tenían éxito en sus resultados) y otras no. Fue así como Bandler y Grinder empezaron a observar cómo se comunicaban y qué hacían algunas de las personas más exitosas en sus campos de trabajo como la terapeuta Virginia Satir o el famoso hipnotista Milton Erickson. Lo que descubrieron fue que estas personas hacían algo diferente en su cabeza de tal forma que esos pensamientos les generaban a su vez unas emociones muy útiles que les permitían dirigirse y trabajar para conseguir sus objetivos.

“¿Qué haces diferente en tu cabeza las veces que consigues aquello que quieres y las veces qué no?” es la pregunta que dio origen al nacimiento de la PNL.

Seminario Richard Bandler

Con Richard Bandler y su mujer Glenda en el seminario”Los secretos de ser feliz

 

Niveles de la PNL

La PNL trabaja en tres niveles:

 

Lo que decimos

 

Lo que decimos: En este nivel entraría todo lo que comunicamos tanto a otras personas como a nosotros mismos. La calidad de las palabras que elegimos al comunicarnos es sumamente importante pues producen un efecto en nuestra mente y en cómo nos sentimos. Lo que decimos y cómo lo decimos nos da pistas sobre los pensamientos que tenemos y las creencias que configuran nuestro mapa mental del mundo. En PNL tiene mucha importancia la escucha activa y analítica de la persona que habla, pues no solo se trata de escuchar lo que dice y cómo lo dice, sino de prestar atención a lo que no se está diciendo de forma explícita pero que no por ello deja de estar en el mensaje.

 

lo-que-creemos-aprendizate

 

Lo que creemos: En este nivel encontramos las creencias, todo aquello que creemos con seguridad y que por tanto no nos cuestionamos. Por poner una analogía, si las personas fuéramos árboles las creencias serías sus raíces. Muchas de las creencias que tenemos están tan fuertemente arraigadas en nuestra mente que ni siquiera somos conscientes de que las tenemos. La PNL ofrece muchas herramientas de razonamiento lógico para trabajar con el nivel de certidumbre de las creencias, detectar las que no le son útiles a la persona y sustituirlas por otras más empoderantes y constructivas.

 

Lo que sentimos

 

Lo que sentimos: Lo que nos decimos a nosotros mismos y aquello en lo que pensamos generan sensaciones en el cuerpo, a veces revitalizantes y positivas y a veces muy negativas. Estas sensaciones pueden ir desde sentir mariposas en el estómago, un nudo en la garganta o una pesada carga en los hombros, que a su vez contribuyen a aumentar o disminuir el bienestar de la persona. En PNL se trabaja mucho con ejercicios de visualización, relajación e hipnosis para tratar esas sensaciones y eliminar o modificar aquellas que están molestando a la persona.

No se trata de adivinar lo que funciona para motivarse. Se trata de entender lo que te funciona a ti.

La PNL es la herramienta perfecta para trabajar la motivación personal porque permite entender de qué forma alguien está pensando sobre sus metas para poder después ajustar esos pensamientos y creencias de forma que les sean más útiles a esa persona para perseverar, ser constante y conseguir sus metas.

 

Cuando descubrí la PNL y al cabo del tiempo comprendí de verdad de qué iba todo aquello, entendí aquella intuición por la que sabía que tarde o temprano me iba a dedicar a ayudar a otras personas con las herramientas de la PNL. También me di cuenta de que todas mis metas las he ido consiguiendo precisamente por eso, porque hacía bien el pensar bien, es decir, pensar de forma útil para visualizar y enfocar mi meta y acercarme a ella. Después de un montón de experiencias trabajando con personas e investigando qué hacen en su cabeza, compruebo que lo que separa a la gente que consigue sus metas de la que no, es en muchos casos, la calidad de los pensamientos que tienen (lo que se dicen y cuentan a ellas mismas, la película que se montan, lo que se creen, lo que visualizan en su cabeza).

Te regalo mi vídeo

3 estrategias probadas - Aprendizate.com

'3 estrategias probadas para cambiar el chip y recuperar tu motivación HOY'